El Juego Interior

16/08/2017      Coaching deportivo      inteligencia emocional, Coaching deportivo, el juego interior

“…Cada vez que me acerco a un punto decisivo, a un minuto al final del partido, a un remate concreto, me pongo tan nervioso que pierdo mi concentración…”

“…Cada vez que fallo me cabreo mucho, me insulto y en ocasiones me he dado cuenta que me derroto a mi mismo…”

Las afirmaciones anteriores son muy comunes en los deportistas, no hay más que ver en televisión a grandes estrellas de cualquier deporte como se reprochan a sí mismos o a compañeros, con grandes aspavientos cuando cometen errores, y como van en aumento a lo largo del partido o competición. O incluso seguro, que lo hemos visto como va aumentando el cabreo en compañeros o amigos  en partidos en los que no hay nada en juego, más allá de la invitación posterior en la cafetería del centro o club deportivo.

Esto es debido a que el juego, la competición, consta de dos partes, una interior y otra exterior. El juego exterior es aquel que se juega contra un adversario, el rival es otra persona.  Según W. Timothy Gallwey, uno de los creadores y propulsores del coaching deportivo moderno, en su libro “the inner game of tenis”, nos explica que el juego interior tiene lugar en la mente del deportista, y se juega, contra obstáculos como la falta de concentración, el nerviosismo, la excesiva exigencia, en definitiva en la mente de cada uno.

Si practicas o has practicado algún deporte seguro que te habrás preguntado por qué unos días juegas bien y en otras ocasiones no estás tan acertado, se te “encoge el brazo” o tienes el “pie torcido”. Otra de las preguntas que surgen es, si sabes que un gesto deportivo lo haces mal y lo mejor de todo, sabes cómo se hace correctamente ¿por qué cuesta tanto romper un mal hábito? el problema no es que no sepas que hacer, ¡el problema es que no hago lo que se! , la respuesta está en tu mente y como te condiciona en la práctica deportiva.

La cuestión no es que te digan, el tenis, el pádel, el baloncesto o el deporte que sea, es un deporte mental, tienes que confiar más en ti mismo, tienes que desarrollar una actitud mental positiva y adecuada. La pregunta es ¿Cómo? Como desarrollar estas actitudes mentales, estas habilidades interiores sin las cuales el alto rendimiento o el buen rendimiento deportivo no es posible. Un primer paso es aceptar sin criticar un fallo o error que hayas cometido durante el juego, dejarte fluir.

Veamos alguna alternativa. Una opción para la mejora de la técnica, es la visualización de la ejecución del gesto deportivo, es decir visualización de modelos que tengan una excelente ejecución, a continuación visualización propia realizando el gesto y posterior realización de la técnica deportiva, sin instrucciones verbales sin indicaciones correctoras por parte del entrenador que le impidan concentrarse. Las imágenes son mejores que las palabras, mostrar es mejor que contar, muchas indicaciones son peores que ninguna. El objetivo final es tener la mente en calma y concentrada, solo entonces se puede rendir al máximo.

 

 

Alfredo Bastida Caro.

Director Coaching Camp. Coach Deportivo. Coach para el Fitness y la calidad de vida

Ayudo a las personas a alcanzar sus objetivos de calidad de vida.

Libro recomendado: El juego interior del tenis de W. Timothy Gallwey. Ed: Sirio